Catalan English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Martes, 09 Octubre 2018 00:00

Alerta Nacional entrevista al líder de Som Identitaris (SOMI), Josep Anglada

Valora este artículo
(173 votos)

Anglada “No se puede ser tolerante con el islam”

NOTICIA PUBLICADA HOY LUNES, 8 DE OCTUBRE, EN AL DIGITAL ALERTA NACIONAL 

 Luis Romero.-Polemista, hábil, contundente y astuto, Josep Anglada fue durante años, hasta la traición de muchos de los suyos, en una operación presuntamente controlada desde las cloacas del Estado, la principal figura emergente de la política catalana.

Barcelonés en Cataluña, catalán en el resto de España y español en Europa, como a él le gusta reconocerse, sus frases, sus iniciativas, sus críticas a los políticos tradicionales, sus denuncias contra la reversión cultural que sufre Cataluña en favor del islam, así como la relación que establece entre inmigración y aumento de la inseguridad y el desempleo, le han granjeado filias y fobias encendidas.

Josep Angladalleva muchos años en primera línea política y quienes le conocen bien apuntan sobre todo que se trata de un político hecho a sí mismo, corajudo, voluntarioso y de largo recorrido. Entrevistado por Alerta Nacional, el presidente de Som Identitaris (Somos identitarios) sostiene que su principal argumento no es otro que poder mirar de frente a los catalanes y decirles lo que los políticos tradicionales prefieren ignorar. Anglada pretende recuperar y convertir en parte esencial del debate los temas sobre los que hoy se pasa de puntillas, tales como la inmigración, el aumento de la delincuencia, la corrupción institucional y las raíces cristianas de Cataluña, entre otros.

– Usted siempre ha generado expectación en un sector de la opinión española. Algunos se preguntan, nos preguntamos, si el proyecto político que usted lidera en Cataluña (Som Identitaris) será algún día trasladado al resto de España?

Soy consciente de esa ilusión y no fallaré, pero también precisamente por eso, porque esta vez no podemos fallar, hay que quemar etapas. Tenemos que ir paso a paso, para hacer las cosas bien. Ahora estamos en lo que estamos, en las elecciones municipales. Yo lo que pediría a todos los que piensan como nosotros es que nos ayuden, porque el sistema va a hacer todo lo posible para que fracasemos. Que nos ayuden, porque se estarán ayudando a sí mismos. Ya es hora de que los identitarios hagamos las cosas bien.

-Usted defiende el humanismo cristiano como pilar básico del andamiaje social, moral, histórico y cultural de Cataluña. Miles de cristianos son perseguidos en las naciones islámicas, mientras que en España, por ejemplo, los inmigrantes procedentes de esas sociedades reclaman derechos y más derechos. ¿Qué haría falta para que los gobernantes de la vieja Europa exijan reciprocidad a los gobernantes de esos países?

Nuestra clase política está podrida, se ha constituido en una casta con privilegios, ajena a los problemas de la gente. Ellos sólo se preocupan de mantenerse en sus puestos, porque han hecho de la política su modo de vida. Por eso, la única vía para poner las cosas en su sitio en relación con el Islam es que el pueblo tome conciencia de que esta diáspora es un grave problema que hemos situado en nuestro propio salón. Y tomar conciencia significa tener un partido como el nuestro dentro de las instituciones, para que podamos influir. No hay otra vía.

-¿Qué supone para Cataluña la construcción de tantas mezquitas?

España, Europa, ha construido su identidad frente al islam. Yo no creo en la integración o en la multiculturalidad, sino que cada pueblo tiene su propia identidad y el derecho a ejercerla en su espacio vital. Respeto al Islam, pero en sus fronteras.

-Los separatistas catalanes pasan por alto que, con las actuales tasas de crecimiento vegetativo, la población musulmana podría tener un peso específico tal que cuestiones como las cuestiones que hoy reivindican carecerían por completo de importancia. ¿Qué necesitan los políticos catalanes para liberarse de sus anteojeras y comprender que el enemigo no lo tienen en el resto de España sino en su propia casa?

Necesitan a Anglada. Y es lo que van a tener. Nos jugamos tanto en los próximos años que pido el apoyo de todos los que comulgan con nuestros ideales. Necesitamos que la bandera de la libertad no pertenezca ya a los partidos tradicionales, acobardados por el Islam, y que sean los identitarios los que enarbolemos esa bandera. Hoy hablar de libertad es hablar de identidad.

-¿Qué reflexión provoca en usted el canto de un muecín, desde cualquier mezquita en Cataluña, invocando a los fieles al grito de ‘Alá Akbar?

La Constitución reconoce la libertad religiosa en España… Sin embargo, también dice que no cabe la discriminación por razón de sexo. Hay al menos 60 versículos del Corán que llaman a asesinar a los infieles. Cuando escucho a los muecines, me pregunto ¿habrá algún político o fiscal que haya leído el Corán?

-Existe en la izquierda catalana una larga tradición anticristiana. ¿Hasta qué punto esos barros han traído los actuales lodos?

Es incomprensible que quienes defienden una sociedad sin Dios se hayan abrazado a la religión más totalitaria que existe. Recuerde que la URSS fue el gran aliado de los países musulmanes durante la Guerra Fría.

-Poblaciones como Vic disfrutaban hasta hace poco de una envidiable calidad de vida, con tasas de empleo cercanas al cien por cien. ¿De qué manera la llegada de inmigrantes ha mermado las condiciones de vida de los habitantes autóctonos de su municipio?

Vic es un ejemplo, uno más, de lo que está sucediendo. En primer lugar, se ha deteriorado la convivencia ciudadana porque las calles según que horas, son inseguras. En segundo lugar, los de casa se han visto relegados a un segundo lugar en cuanto a las prioridades de las políticas sociales. Nos hacen sentir extraños en nuestra propia casa.

-¿Tienen solución los problemas de España y Europa a partir de las respuestas políticamente correctas de los partidos tradicionales?

Sin duda, no. Como usted bien dice, nuestra casta política está amordazada por lo políticamente correcto. El PSOE quiere transformar nuestra sociedad para hacerla a la medida del iluminado Sánchez. Y el PP es su gran comparsa. Mire lo que pasó con el aborto. Lo legalizó en su momento el señor González, pero el señor Aznar con mayoría absoluta no sólo no hizo nada, sino que además se multiplicaron los abortos. En el tema de la inmigración me cuesta trabajo determinar cuál de los dos tiene más culpa.

-¿Por qué muchos periodistas le acusan de xenófobo y no así al imán de Barcelona que amenazó a una marroquí por tener amigos españoles?

Muchos medios de comunicación, afortunadamente no todos, están instalados en la complacencia con la casta política que nos domina. Han aceptado sin rechistar el pensamiento único y defienden que la actividad política es un coto privado que pertenece a esos señoritos de los partidos tradicionales. Así que al llamarme racista pretenden asustar a los miles y miles de catalanes que, como yo, lo que quieren es sentido común porque están hartos de tanta golfería y traición a nuestros valores, que son la democracia, la libertad, el humanismo solidario…

-¿Cree que esa mayoría biempensante, que en privado apoya una parte de su discurso, aparcará algún día sus complejos y temores?

Esto va a depender de la fuerza que tengamos en las instituciones. Como decía aquel: dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

-¿Por qué a los soberanistas les inquieta más la presencia de una bandera española en Cataluña que la contemplación de una mujer con el burka en plena Rambla?

Es fruto de la esquizofrenia más absoluta. Si defendieran de verdad a Cataluña sabrían que el Islam es un grave peligro para nuestra convivencia. Como dice Rawls, no se puede ser tolerante con los intolerantes.

-¿Se atrevería el gobierno de Torra a expedientar a los propietarios de todos esos establecimientos comerciales que rotulan sus letreros en árabe como hace con aquellos que emplean el idioma castellano?

No sólo no se atrevería, es que no se atreve. ¡Ya hay tiendas halal que sólo rotulan en árabe! ¡Dése una vuelta por el Raval, por ejemplo!

-¿Sufre usted amenazas por defender lo que defiende?

Sí y no crea que es un plato de buen gusto. El día que presenté mi candidatura a la Generalitat, había un grupo de personas que en la calle gritaban delante de la policía: “¡Josep Anglada, pim pam pum!”… Luego hablan de democracia… ¡Los verdaderos demócratas somos nosotros, los identitarios!

Visto 1983 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Octubre 2018 06:39